Bueno, ya sabéis que lo mío son las fotos, así que aquí os dejo con una muestra que hicimos una vez terminada la carrera. La crónica la dejo para Andy.


Estos somos todos los que terminamos la prueba
Una espectadora de excepción

La sonrisa de un trabajo bien hecho
Y lo más importante, el mtb sierra nevada ya va dejando su huella por el camino...



*** EDICIÓN YDNA ***

(Y la rutita en sí)


Ruta en bici 103101 - powered by Bikemap


Y ahora... ¡¡¡LA MEGA-CRÓNICA!!!

Bueno, bueno, bueno… ¡ya nos hemos estrenado como club en una maratón mtb! Fue un día de novatos, porque también era la primera edición del Villa de Benamejí aunque vamos a intentar contarlo por partes.
(PD. A los que pedían a gritos la crónica… ¡os vais a cagar!)

LOS PREVIOS.
Pablo fue el que dijo como quien no quiere la cosa la existencia de esta prueba, y claro, Lolo que salta a todo lo que se mueve, en seguida se apuntó al bombardeo. Tras unos titubeos iniciales y con una serie de presiones al final –y en el último día- nos apuntamos 6 (Rubén, Pablo, Lolo, Gavira, Óscar y un servidor) aunque no fuimos los únicos porque esa mañana había noventa y pocos inscritos hasta los casi 240 finales.
EL DÍA D.
Tras una negociación peliaguda quedamos el domingo 23 cuando ni las calles estaban puestas. A las 7.00 previstas empezaron a sumarse “segundos” y eso que Lolo bajó de Cumbres en sólo 6min. Gavira que venía “calentando” desde Armilla compensó el retardo de los cuñados para que nos encontrásemos en ruta. Al final conseguimos salir a y veinte; y para Huetor Tájar ya tenía un seat negro sospechoso en mi retrovisor… El problema fue que el que más cerca lo tenía se confió y estuvimos 5 minutos esperando al antequerano. De ahí directos para Benamejí con algún que otro problemilla de ruta y el problema de que al llegar al pueblo no había nada indicado. ¡Menos mal que se podía aparcar al lado de la salida! Toca recoger dorsales, montar bicis, elegir la ropa de abrigo para el día y…. tachán-tachán!!! Estrenar nuestra primera imagen corporativa y una de las razones por las que hay que hacerse los maillots: ¡las pegatinas no aguantaron ni la salida! Al final, y para no variar terminamos justo en el momento del banderazo. ¡Por los pelos!
LA CARRERA.
(La voy a organizar por tramos según el kilometraje gps para que cada uno pueda añadir su experiencia propia porque la verdad es que como equipo no acabamos de funcionar)
(A_0-8) Salida y paseo por el pueblo hasta una calle que acaba haciéndose pista ancha e ideal para rodar rápido. Como vamos cuesta abajo la gente se emociona y los cuentakilómetros rozan los 40.
(B_8-11) Para alegría de algunos, la carrera se mete dentro del olivar y el camino se hace más accidentado; empiezan los sube y bajas y las primeras averías hacen acto de presencia. Comenzamos a ver a gente remontando con energía y gente que se deja remontar hasta…
(C_11-12) …que llegamos a algo parecido a la zona de la plaza de toros de Graná: Un atasco de domingueros a-co-jo-nan-te. Por lo visto alguien ha puesto un monte –literalmente- en mitad de la ruta y toca subirlo del tirón bici al hombro. Algunos con zapatillas poco apropiadas las pasan putas mientras que Óscar está feliz por la aparición del duatlón. Ahí nos damos cuenta de que vamos prácticamente como coche escoba. Los muy pillos de la organización colocan el primer control en la cima de este tramo de escalada para pillarnos bien mansos. Justo ahí un abuelo con un maillot Banesto’93 ha roto cadena y “Gavira-hay-un-amigo-en-ti” se para a echarle un cable y un eslabón rápido. Más de 5 minutos allí parados y cuando acaba la operación el abuelo dice que va a abandonar… Para colmo no hay ni rastro de la carrera en un trozo que va por monte puro y duro. Sin embargo hay muchos paquetes con ruedas y en seguida pillamos a otros vejetes bastante torpes que me dejan a mí a la altura de profesional del Trial-Sin, pero lo peor no es eso sino que encima de todo se salen de la ruta y eso que está todo muy bien indicado. Nos toca cruzar campo de olivos a través para re-engancharnos al grupo…
(D_12-13’5) Y al Lolo que consiguió meter rueda y ya va destacado. Es un trozo de cuesta de potencia que alterna con llanos y yo que voy cansado de contratiempos decido no volver a mirar atrás y entrar de una vez en carrera. Si pillo a Lolo ya nos haremos compañía.
(E_13’5-18) Y que mejor para dar caza que un trozo de asfalto ligeramente descendente. Aunque voy fuerte un pavo que tiene toda la pinta de haber llegado tarde me alcanza como un avión. Como buen espectador de ciclismo me engancho a él cuando llega a más de 50km/h. El tío se pica y todo pidiendo relevos cuando casi me lleva sacado de rueda. Le doy un par de ellos en el descenso más puro cuando alcanzamos a Lolo. ¡La fuga del día está formada!
(F_18-21) Se acaba el asfalto y cogemos un llano ligeramente ascendente pero lo que sobre todo hacemos es coger gente rezagada.
(G_21-23) Hasta que frente a nosotros se aparece un cuestarrón que no tiene pinta de ser de los cortos. Delante de mí dos tíos echan pie a tierra así que es la excusa perfecta para unirse al enemigo. Pero como la parte del pateo la tenemos bien entrenada los paso mientras Lolo va un poco más destacado. Después suaviza algo y en la cima del todo está el primer avituallamiento. Sólo nos da tiempo a coger agua y a dar las gracias, jeje.
(H_23-27) Ahora toca un tramo de descenso hasta Jauja que aprovechamos para comer en su primera parte. Después la cosa se pone rápida de verdad hasta que llegamos al pueblo junto al Genil. Ya en asfalto toca rodearlo y de nuevo la carretera empieza a picar para arriba.
(I_28-30) Hasta que cogemos un camino de tierra a la izquierda que baja de nuevo al río. Éste se estrecha hasta convertirse en una senda que zigzaguea entre la vegetación de ribera con hasta un par de pasos mojados. Para salir del río el caminito empieza a subir y de nuevo cogemos algo de “atasco” porque una vez que uno echa pie a tierra marca la velocidad del resto y es que apenas si hay sitio para una persona. De todas formas esta vez sí conseguimos ir metiendo la bici y el último trozo lo hacemos solos. Hemos adelantado un montón de gente…
(J_30-41) y más que vamos a adelantar en un nuevo trozo de llano-sube de potencia. Como he leído por ahí, si no es por el par de tramos más técnicos hubiera sido “una ruta perfecta para carreteros con 1.9 de neumático”. Así llegamos al siguiente control+avituallamiento que pasamos bastante ligeritos. Un descenso muy corto y de nuevo a subir aunque esta vez un trozo más exigente combinado con un descenso rápido y una nueva subida esta vez más larga y pausada. Lolo se “asusta” del ritmo que llevamos. Probablemente lleva razón pero a estas alturas no queda mucho que reservar sino comprobar hasta donde podemos cubrir la apuesta.
(K_41-48) Los tramos de sube-y-baja se suceden y en todos Lolo se me escapa subiendo y me toca –¡a mí!- enlazar bajando. Aunque me espera un poco lo flipa con “lo loco que voy” y es que ese día el barro no importa.
(L_46-50) Hasta que después de un tramo largo de bajada llegamos a un cortijo y girando a la derecha hay un cuestarrón de los feos que ya no va a darnos descanso en un tramo. Ahí mira para atrás y esa es la última vez que veo su casco hasta meta. Aún así sigo pasando algo de gente hasta que en el último trozo de subida a uno de rojo lo voy cogiendo cm a cm. Pienso que ese igual es el último al que adelanto porque las piernas nos están ya para exhibiciones. De hecho vamos un rato juntos y hasta nos dan alcance desde atrás unos cuantos. Vamos los dos fritos y me pregunta si sé como es el final… ¡pobretico! Le digo que creo que los 6 últimos para abajo. ¡Con lo que eran esos 6 últimos! Según nos acercamos al pueblo de Alameda la pendiente se suaviza y vuelvo a quedarme solo. Se me ha olvidado decir que habíamos pasado el trozo anterior por la provincia de Sevilla (aunque no viéramos ningún cartel) y ahora estamos en la de Málaga.
(M_50-54’5) Este es un trozo de falsos llanos con algún pequeño descansito. Cómo me acuerdo de los primeros kms a 40 por hora y la puta ley de la conservación de la energía. Al final de una de esas rectas come-morales (y Morales, nunca mejor dicho :P) está el último avituallamiento. Por un lado pienso en el resto del equipo MTB-SN viniendo a relevos a devorarme y dejarme tirado en la cuneta en una carrera de menos a más -que es lo que mandan los cánones-; mientras que por el otro, la experiencia me dice que no hay que parar así que toca de nuevo repostaje rápido y vuelta al solitario potro de tortura.
N_(54’5-60) Después de un poco más de falso llano y subida cabrona empieza un descenso rápido. Me viene que ni pintado porque el chaval con el mazo que llevo colgado del maillot amenaza con darle al botón de los calambres. Al fondo se vislumbra un pueblo pero el kilometraje me dice que no puede ser Benamejí. ¡Qué putada llevar razón cuando le pregunto a los de la organización! Es Palenciana, de nuevo Córdoba y el esfuerzo de los organizadores de llevar la carrera por carriles secundarios ya no hace tanta gracia. Más cuando en mitad de un rampón de asfalto hay un chistoso con chaleco amarillo que te “aconseja” un desvío en tierra todavía más empinado. “Tú tranquilo que no me lo paso, pero a mí ya podíais dejarme dar la vuelta por detrás. Estos atajos dejadlos para los pros” consigo decir mientras pienso si tendré que echar pie a tierra o me caeré directamente en un caballito. Es un trozo corto y lo salvo honrosamente.
O_(60-62’5) Paso al lado de algo parecido a una ermita y el camino que se aleja del pueblo se empieza a convertir en una vereda técnica que se acerca a un cortado. En él hay un par de miembros de la organización avisando del peligro y unos chavales allí apostados para ver justo lo contrario. El que va delante mía casi se cae y yo que voy justito de fuerzas/reflejos ni me lo pienso y me bajo justo al llegar. El río Genil está de nuevo frente a nosotros y una veredilla de nada baja endemoniada hacia él. Pienso que Gavira se lo pasará bien ahí dentro de nada. Vuelvo a montarme para acabar el descenso no sin antes ver el cuestarrón que me espera apenas cruce el viejo puente de madera.
(P_62,5-66) Hay gente animando y todavía me queda aliento para darles las gracias. Será la última vez. De nuevo repiten el truco de empezar fuerte con asfalto para pasar a mucho más fuerte en tierra. La gente directamente va a pie en este tramo. Pienso en los organizadores diseñando su trazado “atractivo y competitivo en la parte final para dar espectáculo” y me acuerdo del hombre de rojo y la que le espera al pobre infeliz. Hablando de hombres de rojo, mirando hacia abajo veo un maillot que me resulta familiar que sigue subiendo montado. -¡¡¡Gaviiiiiii!!! - ¡¡¡Espérame perra!!! Me responde el muy cabrón que le ha echado el ojo a mi sillín blanco delator. Para mi desconsuelo se acaban los desniveles infernales pero no la subida y mis piernas siguen dando pedales simplemente por la inercia de las más de cuatro horas.
(Q_66-67) Por fortuna para mí, soy atrapado justo al final de la subida en el último control que nos hacen prácticamente sobre la marcha. Nos confirman que sólo queda 1km para abajo y como estamos solos me dejo llevar. Eso y que en un badén del pueblo en el que hago por levantarme el cuadriceps me dice que tonterías las justas. Entramos en meta juntos, con el Lolo de espectador de excepción que lleva unos siete minutos descansando. Descontando la salida neutralizada hemos hecho 143º-4º con 4h31. Lolo ha sido 130º con 4h24. El siguiente en aparecer es Óscar con 4h53 y justo antes de las 5h aparecen los dos cuñados con el cabrón de Rubén descojonándose del pajarón que trae Pablo.
POST-CARRERA
Sin embargo Pablo se tiene que rehacer rápidamente porque aparece la familia al completo para irse a comer todos juntos. ¡Se ha salvado por los pelos, jeje! Nosotros nos conformaremos con los mejores macarrones con tomate y atún que he probado en 27 años!!! y unas coca-colas. Se ve que para el bocata de lomo ya estábamos más saciados porque nos pareció algo más seco. Según terminamos de comer empezaron con la entrega de premios. El ganador lo hizo en 2h46 metiéndole 10min al segundo, todo un +30, con un niñato como tercero. Para consuelo de Elías la primera tía llegó más o menos con Óscar, aunque creo que iba esperando a alguien.
Después vino el sorteo de regalos entre los que quedábamos, que quedó algo amañado aunque si enseñamos el casco del Lolo a tiempo seguro que teníamos casco nuevo en el grupo!!!
OPINIÓN GLOBAL
Muy buen día de bici como para ir en manga corta y sin una pizca de viento. Recorrido durillo pero muy completo y divertido. La organización muy bien con todos los cruces muy indicados y avituallamientos completos aunque como pega queda señalar el lugar de salida en el pueblo y avisar de algunos tramos de camino algo peligrosos. Pese a todo, lo que a alguno no le acabó de sentar bien es que no regalasen maillot… para ser la primera que organizan y la primera a la que voy ¡chapeau!

Publicado por Ibli 24/11/08

3 comentarios

  1. ecb1981 Says:
  2. La verdad es que la sonrisa de Andrés dice mucho y la última foto es "hasta bonica"

    Pero tu sigues con tus problemillas de que no se pueden poner ni un pelín más grandes... ¿era por la cámara?

    Enhorabuena a la primera expedicion mtb sierra nevada

     
  3. Ibli Says:
  4. parece ser que solo se agrandan las que cuelgo en vertical, fíjate la de lolopower que sí es posible agrandarla, no lo comprendo...¿?

    pero está bonicas, no?

     
  5. Raskolnikof Says:
  6. Bueno chavales, no os acostumbréis a que llegue el último, que en dos días supero mis achaques de padre y me pongo a la cabeza de la carrera.
    Por cierto Rubén, al final pasé por meta antes que tú. Lo siento tío, me obcequé con el abuelete envenao y no estuve al quite de la entrada.¡Gracias por acompañar a este anciano! ¡La próxima, los primeros, fijo!

     

AGENDA

  • winter is coming!

Últimos comentarios

Climbing up the walls

Climbing up the walls

Tags▼

Contacto (* Requerido)▼